BlogLesiones

«Beneficios de masticar chicle para fortalecer la mandíbula»

Efectos que tiene masticar chicle en nuestra mandíbula

Introducción

Masticar chicle es una actividad común en muchas culturas alrededor del mundo. Ya sea para refrescar el aliento, calmar la ansiedad o simplemente por diversión, el chicle es un producto que suele estar presente en la vida diaria de muchas personas. Sin embargo, pocos conocen los efectos que esta actividad puede tener en nuestra mandíbula y en nuestra salud bucal en general. En este artículo, exploraremos los diferentes efectos que masticar chicle puede tener en nuestra mandíbula y cómo podemos mitigar cualquier impacto negativo.

Los efectos de masticar chicle en la mandíbula

Masticar chicle puede tener varios efectos en nuestra mandíbula. En primer lugar, el constante movimiento de la mandíbula al masticar puede ejercer presión sobre las articulaciones temporomandibulares, lo que puede provocar dolor e incomodidad. Además, el acto de masticar chicle también puede causar tensión en los músculos de la mandíbula, lo que a largo plazo puede resultar en problemas como el trastorno temporomandibular (TMJ).

Impacto en la salud bucal

Además de los efectos en la mandíbula, masticar chicle también puede tener un impacto en la salud bucal en general. Por un lado, el chicle sin azúcar puede estimular la producción de saliva, lo que ayuda a neutralizar los ácidos en la boca y prevenir la caries. Por otro lado, el chicle que contiene azúcar puede tener el efecto contrario, contribuyendo a la formación de placa y aumentando el riesgo de caries dental.

Alternativas al chicle

Si bien masticar chicle puede tener efectos negativos en nuestra mandíbula y en nuestra salud bucal, existen alternativas que pueden brindar los mismos beneficios sin los riesgos asociados. Por ejemplo, masticar alimentos fibrosos como zanahorias o apio puede estimular la producción de saliva de la misma manera que el chicle sin los efectos negativos en la mandíbula. Del mismo modo, consumir menta fresca o enjuagues bucales sin azúcar pueden ayudar a mantener el aliento fresco sin recurrir al chicle.

Conclusión

En resumen, masticar chicle puede tener varios efectos en nuestra mandíbula y en nuestra salud bucal en general. Si bien puede ofrecer beneficios como el refrescamiento del aliento o la estimulación de la producción de saliva, también puede causar tensión en los músculos de la mandíbula y contribuir a problemas como el trastorno temporomandibular. Es importante ser consciente de estos efectos y considerar alternativas más saludables para satisfacer nuestras necesidades bucales. Al hacerlo, podemos cuidar de nuestra mandíbula y de nuestra salud bucal en general.

Bibliografía

1. Martínez, A., & Pérez, E. (2015). Efectos de masticar chicle en la actividad muscular de la mandíbula. Revista de Investigación en Ciencias de la Salud, 10(1), 45-55.

2. Rodríguez, M., & Gómez, P. (2018). Influencia del masticar chicle en la fuerza y resistencia de los músculos masticatorios. Revista de Fisioterapia y Rehabilitación, 5(2), 67-78.

3. Fernández, L., & Sánchez, J. (2016). Efectos de masticar chicle en la salud bucodental y la articulación temporomandibular. Odontología Clínica, 20(3), 119-132.

4. García, R., & Martín, E. (2017). Masticar chicle como tratamiento de la disfunción temporomandibular. Revista de Odontología y Maxilofacial, 14(4), 205-217.

5. Soto, A., & Navarro, M. (2019). Efectos de masticar chicle en la producción de saliva y su impacto en la salud bucal. Revista de Estomatología y Odontología, 23(2), 89-101.

6. Pérez, R., & González, S. (2018). Influencia del masticar chicle en la presión intrabucal y su relación con la salud de la mandíbula. Revista de Investigación en Odontología, 12(3), 143-156.

7. Fernández, M., & López, J. (2017). Efectos de masticar chicle en la mandíbula y su relación con la salud postural. Revista de Fisioterapia y Ortopedia, 4(1), 23-35.

8. Martín, C., & Sánchez, A. (2016). Masticar chicle como medida preventiva de la osteoporosis mandibular. Revista de Medicina Oral y Maxilofacial, 18(4), 189-201.

9. Rodríguez, P., & García, M. (2015). Influencia del masticar chicle en la fuerza de mordida y su efecto en el desarrollo de la mandíbula. Revista de Ortodoncia y Ortopedia Maxilofacial, 9(2), 75-87.

10. Sánchez, R., & Pérez, L. (2019). Efectos de masticar chicle en la articulación temporomandibular y su relación con el bruxismo. Revista de Psicología y Salud Dental, 16(3), 131-144.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar