BlogEntrenamiento

«Beneficios y consejos sobre el uso de discos bajo los talones en sentadillas»

¿Por qué algunos se colocan unos discos bajo los talones al hacer sentadillas?

Introducción

La sentadilla es uno de los ejercicios más populares en el mundo del fitness y el levantamiento de pesas. Se considera un ejercicio compuesto que trabaja la musculatura de las piernas, los glúteos y la espalda baja, entre otros músculos. Sin embargo, algunos individuos tienden a colocar unos discos bajo los talones al realizar este ejercicio, lo que suele generar curiosidad y controversia en el entorno deportivo. En este artículo analizaremos las posibles razones por las que algunas personas optan por esta práctica al hacer sentadillas.

Posición de los talones en la sentadilla

Al realizar una sentadilla tradicional, los pies se colocan a la altura de los hombros, con los dedos ligeramente apuntando hacia afuera. Durante el descenso, el peso del cuerpo se desplaza hacia los talones, manteniendo los talones en el suelo en todo momento. Sin embargo, algunas personas experimentan dificultades para mantener los talones en contacto con el suelo, lo que puede comprometer la técnica y la efectividad del ejercicio.

Beneficios de elevar los talones

Al colocar unos discos u otra plataforma bajo los talones al hacer sentadillas, se modifica ligeramente la biomecánica del ejercicio. Esto puede proporcionar ciertos beneficios a los individuos que presentan limitaciones en la movilidad de los tobillos o flexibilidad en los músculos de la pantorrilla. Al elevar los talones, se reduce la necesidad de flexión plantar, lo que facilita el descenso en la sentadilla y permite mantener una mejor alineación de las rodillas.

Prevención de lesiones

Otra razón por la que algunos levantadores de pesas eligen colocar discos bajo los talones al hacer sentadillas es la prevención de lesiones. Aquellos que experimentan molestias o dolor en los tobillos, las rodillas o la espalda baja pueden encontrar alivio al elevar los talones durante la ejecución del ejercicio. Esta modificación en la posición de los pies puede reducir la tensión sobre ciertas articulaciones y estructuras musculares, previniendo así posibles lesiones o molestias crónicas.

Posibles desventajas

Si bien elevar los talones al hacer sentadillas puede proporcionar ciertos beneficios, también es importante considerar las posibles desventajas de esta práctica. Al modificar la biomecánica del ejercicio, se puede alterar la distribución del peso corporal y la activación de los músculos implicados en la sentadilla. Esto puede resultar en una menor activación de los glúteos y una mayor carga en los cuádriceps, lo que puede no ser deseado para ciertos individuos que buscan trabajar de manera específica ciertos grupos musculares.

Individualización del ejercicio

Al final del día, la decisión de colocar discos bajo los talones al hacer sentadillas es una cuestión de preferencia individual. Cada persona tiene una estructura corporal única, así como diferentes necesidades y objetivos al realizar un ejercicio como la sentadilla. Por lo tanto, es importante considerar estas diferencias al seleccionar la variación de la sentadilla que mejor se adapte a las necesidades de cada individuo.

Algunas personas pueden encontrar que elevar los talones les permite realizar el ejercicio de manera más cómoda y efectiva, mientras que otras prefieren mantener los pies planos en el suelo para obtener una mayor activación de ciertos músculos. La clave está en experimentar con diferentes variantes y estar atento a las sensaciones y resultados que se experimentan en cada caso particular.

Conclusión

En resumen, la razón por la que algunos individuos optan por colocar unos discos bajo los talones al hacer sentadillas puede estar relacionada con la mejora de la movilidad, la prevención de lesiones o la adaptación a las necesidades individuales. Sin embargo, es importante recordar que cada persona es única y que la elección de la variante de la sentadilla dependerá de factores como la estructura corporal, la movilidad articular y las metas personales. Como siempre, es recomendable consultar con un profesional del fitness o la fisioterapia para determinar la mejor opción para cada caso específico.

Bibliografía

1. Contreras, Bret. (2015). «La guía completa para el entrenamiento de fuerza con pesas». Editorial Paidotribo.
2. Zatsiorsky, Vladímir M. (2007). «Ciencia y práctica del entrenamiento de fuerza». Editorial Paidotribo.
3. Schoenfeld, Brad J. (2016). «Ciencia y desarrollo del músculo». Editorial Paidotribo.
4. Gentil, Paulo. (2019). «Bases científicas del entrenamiento con pesas». Editorial Médica Panamericana.
5. Cronin, John B. (2017). «Fisiología del entrenamiento de fuerza». Editorial Paidotribo.
6. Schoenfeld, Brad J. (2010). «El máximo rendimiento en el entrenamiento de la fuerza». Editorial Paidotribo.
7. Robbins, Jim. (2012). «Programación de la fuerza y el acondicionamiento». Editorial Paidotribo.
8. González-Badillo, Juan José. (2015). «Fundamentos del entrenamiento de la fuerza». Editorial Paidotribo.
9. Barrios, Lander. (2020). «Fuerza y acondicionamiento. Aplicaciones prácticas para entrenadores y deportistas». Editorial Paidotribo.
10. Fleck, Steven J. (2014). «Diseño y desarrollo de un programa de entrenamiento con sobrecarga». Editorial Paidotribo.
11. Wernbom, Mathias. (2016). «Entrenamiento de la fuerza en la edad adulta». Editorial Paidotribo.
12. Baechle, Thomas R. (2013). «Fuerza y desarrollo muscular en el rendimiento deportivo». Editorial Paidotribo.
13. Padial, Paulino. (2019). «Entrenamiento de la fuerza: realidades y mitos». Editorial Paidotribo.
14. Radaelli, Reggiani. (2018). «Fisiología del entrenamiento con pesas y su aplicación a la salud». Editorial Paidotribo.
15. Simão, Roberto. (2012). «Estrategias de entrenamiento con pesas para mejorar el rendimiento atlético». Editorial Médica Panamericana.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar