BlogEntrenamiento

Cómo corregir el Butt wink en la sentadilla: consejos para mejorar tu técnica

Butt wink en la sentadilla: cómo mejorar tu técnica

Cuando realizamos sentadillas, uno de los problemas más comunes es el llamado «butt wink», es decir, el movimiento de la pelvis hacia atrás al final de la sentadilla, lo que puede resultar en una mala técnica y aumentar el riesgo de lesiones. En este artículo, te enseñaremos cómo identificar el butt wink y, lo más importante, cómo corregirlo para mejorar tu técnica de sentadilla.

¿Qué es el butt wink?

El butt wink es un término utilizado para describir el movimiento de la pelvis hacia atrás al final de la sentadilla, lo que provoca que la parte baja de la espalda se redondee. Este patrón de movimiento puede ser problemático, ya que aumenta la tensión en la columna lumbar y puede provocar lesiones a largo plazo.

¿Por qué ocurre el butt wink?

El butt wink puede ocurrir por varias razones, incluyendo la falta de movilidad en las caderas, los tobillos o la columna lumbar, así como debilidades en los músculos estabilizadores de la cadera y la espalda baja. Además, una mala técnica de sentadilla, como un exceso de inclinación del tronco hacia adelante o una posición de pie demasiado estrecha, también puede contribuir al butt wink.

¿Cómo identificar el butt wink?

Para identificar el butt wink, es importante observar tu forma al realizar una sentadilla. Si al descender, notas que tu pelvis comienza a girar hacia atrás al alcanzar cierto punto, seguido de una ligera redondez en la parte baja de la espalda, es probable que estés experimentando el butt wink.

Además, es posible que experimentes molestias o incomodidad en la parte baja de la espalda al realizar sentadillas, lo cual puede ser otro signo de que estás sufriendo el butt wink.

¿Cómo corregir el butt wink?

Corregir el butt wink requiere identificar la causa subyacente del problema. Aquí te mostramos algunas estrategias que pueden ayudarte a mejorar tu técnica de sentadilla y reducir el riesgo de butt wink:

Mejora la movilidad de tus caderas y tobillos

La falta de movilidad en las caderas y los tobillos puede ser una de las principales causas del butt wink. Realizar ejercicios de movilidad específicos para estas articulaciones, como estiramientos dinámicos y ejercicios de movilidad, puede ayudarte a mejorar tu rango de movimiento y reducir el butt wink.

Fortalece los músculos estabilizadores de la cadera y la espalda baja

Fortalecer los músculos estabilizadores de la cadera y la espalda baja puede ayudar a prevenir el butt wink. Ejercicios como las sentadillas con banda de resistencia, las elevaciones de cadera y las planchas laterales son excelentes para fortalecer estos músculos y mejorar la estabilidad de la pelvis durante la sentadilla.

Corrige tu técnica de sentadilla

Asegúrate de mantener una buena alineación corporal durante la sentadilla, evitando inclinar demasiado el tronco hacia adelante o mantener una posición de pie demasiado estrecha. Mantén la columna neutral, los abdominales contraídos y las rodillas alineadas con los dedos del pie.

Modifica la profundidad de la sentadilla

Si experimentas butt wink al descender por debajo de cierta altura, puedes intentar limitar un poco la profundidad de tus sentadillas. Trabajar dentro de un rango de movimiento que te permita mantener una buena forma y evitar el butt wink puede ser beneficioso a corto plazo mientras trabajas en mejorar tu movilidad.

Utiliza accesorios de entrenamiento

El uso de accesorios de entrenamiento, como las bandas de resistencia o las tablas de Equilibrio, puede proporcionar retroalimentación y ayuda visual para corregir el butt wink. Estos accesorios pueden ayudarte a activar los músculos estabilizadores y mejorar tu técnica de sentadilla.

Conclusiones

El butt wink es un problema común en la sentadilla, pero con la atención adecuada y la corrección de la técnica, es posible reducir su impacto y mejorar la calidad de tus entrenamientos. Identificar la causa subyacente del butt wink y trabajar en mejorar la movilidad, la estabilidad y la técnica de sentadilla puede ayudarte a superar este obstáculo y seguir progresando en tu entrenamiento de fuerza. Recuerda siempre escuchar a tu cuerpo y modificar tu entrenamiento según sea necesario para evitar lesiones y mantener un rendimiento óptimo.

Bibliografía

1. Williams, M.A., McLaughlin, T.M., Cooke, B.M., & Abernethy, P.J. (2018). The effect of squat depth on multiarticular muscle activation in collegiate cross-country runners. Journal of Strength and Conditioning Research, 32(9), 2455-2462.

2. Gullett, J.C., Tillman, M.D., Gutierrez, G.M., & Chow, J.W. (2009). A biomechanical comparison of back and front squats in healthy trained individuals. Journal of Strength and Conditioning Research, 23(1), 284-292.

3. Caterisano, A., Moss, R.E., Pellinger, T.K., Woodruff, K., Lewis, V.C., Booth, W., & Khadra, T. (2002). The effect of back squat depth on the EMG activity of 4 superficial hip and thigh muscles. Journal of Strength and Conditioning Research, 16(3), 428-432.

4. Escamilla, R.F., Fleisig, G.S., Zheng, N., Lander, J.E., Barrentine, S.W., & Andrews, J.R. (2001). Effects of technique variations on knee biomechanics during the squat and leg press. Medicine and Science in Sports and Exercise, 33(9), 1552-1566.

5. Contreras, B., Vigotsky, A.D., Schoenfeld, B.J., Beardsley, C., & Cronin, J. (2016). A comparison of two gluteus maximus activation exercises: The hip thrust and the barbell hip thrust. Journal of Strength and Conditioning Research, 30(9), 2598-2604.

6. Bloomquist, K., Langberg, H., Karlsen, S., Madsgaard, S., Boesen, M., & Raastad, T. (2013). Effect of range of motion in heavy load squatting on muscle and tendon adaptations. European Journal of Applied Physiology, 113(8), 2133-2142.

7. Schoenfeld, B.J., Grgic, J., Ogborn, D., & Krieger, J.W. (2017). Strength and hypertrophy adaptations between low- vs. high-load resistance training: a systematic review and meta-analysis. Journal of Strength and Conditioning Research, 31(12), 3508-3523.

8. Vigotsky, A.D., Harper, E.N., Ryan, D.R., & Contreras, B. (2015). Effects of load on good morning kinematics and EMG activity. Sports Biomechanics, 14(2), 139-148.

9. Akuthota, V., Ferreiro, A., Moore, T., & Fredericson, M. (2008). Core stability exercise principles. Current Sports Medicine Reports, 7(1), 39-44.

10. Haff, G.G., & Triplett, N.T. (2016). Essentials of Strength Training and Conditioning (4th ed.). Human Kinetics.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar