BlogDietas

«Dieta para personas con brotes de Crohn o síndrome de intestino irritable: qué incluye y cómo beneficia»

Dieta para personas con brotes de Crohn o síndrome de intestino irritable

En qué consiste esta dieta indicada para personas con brotes de Crohn o de síndrome de intestino irritable? Ambas enfermedades afectan el sistema digestivo y pueden causar molestias y síntomas incómodos, por lo que es importante cuidar la alimentación para minimizar los efectos negativos. A continuación, explicaremos en qué consiste esta dieta y cómo puede ayudar a controlar los síntomas.

¿Qué es el Crohn y el síndrome de intestino irritable?

El Crohn es una enfermedad inflamatoria del intestino que puede afectar cualquier parte del tracto digestivo, desde la boca hasta el ano. Los síntomas comunes incluyen dolor abdominal, diarrea, pérdida de peso, fatiga y fiebre. Por otro lado, el síndrome de intestino irritable (SII) es un trastorno digestivo que afecta el colon y causa dolor abdominal, hinchazón, gases y cambios en los hábitos intestinales.

Ambas enfermedades pueden ser desencadenadas por factores genéticos, ambientales o inmunológicos, pero la dieta también juega un papel importante en el control de los síntomas. Es por eso que una dieta específica puede ayudar a las personas con Crohn o SII a sentirse mejor y reducir las molestias asociadas a estas enfermedades.

¿En qué consiste la dieta para personas con brotes de Crohn o síndrome de intestino irritable?

La dieta para personas con brotes de Crohn o síndrome de intestino irritable se centra en reducir la inflamación y minimizar los síntomas digestivos. Aunque cada persona es única y puede requerir un enfoque personalizado, hay algunas pautas generales que suelen recomendarse para controlar los brotes de estas enfermedades.

En primer lugar, es importante evitar los alimentos que puedan desencadenar la inflamación y empeorar los síntomas. Esto incluye alimentos procesados, fritos, picantes, lácteos enteros, gluten, azúcar refinada y alcohol. En su lugar, se recomienda consumir alimentos frescos, naturales y ricos en nutrientes, como frutas, verduras, proteínas magras, grasas saludables y carbohidratos complejos.

Además, es fundamental mantenerse hidratado y consumir suficiente fibra para regular el tránsito intestinal. Beber agua, infusiones y caldos, así como incluir alimentos ricos en fibra, como legumbres, frutas, verduras y cereales integrales, puede contribuir a mejorar la salud digestiva y reducir la inflamación.

También es importante controlar las porciones y la frecuencia de las comidas, para no sobrecargar el sistema digestivo y facilitar la digestión. Comer en cantidades moderadas y evitar las comidas pesadas o abundantes puede ayudar a prevenir la aparición de síntomas molestos.

Beneficios de la dieta para personas con brotes de Crohn o síndrome de intestino irritable

Seguir una dieta específica para personas con brotes de Crohn o síndrome de intestino irritable puede ofrecer varios beneficios para la salud digestiva y el bienestar general. Algunos de los beneficios más destacados incluyen:

– Reducción de la inflamación: Al evitar alimentos inflamatorios y consumir alimentos antiinflamatorios, se puede reducir la inflamación en el tracto digestivo y aliviar los síntomas asociados.

– Mejora de la salud intestinal: Consumir alimentos ricos en fibra, probióticos y prebióticos puede mejorar la salud intestinal y promover un equilibrio en la flora bacteriana, lo que es especialmente beneficioso para personas con Crohn o SII.

– Control de los síntomas: Seguir una dieta específica puede ayudar a controlar los síntomas digestivos, como el dolor abdominal, la hinchazón, la diarrea y el estreñimiento, lo que puede mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por estas enfermedades.

– Promoción del bienestar general: Una alimentación equilibrada y saludable no solo beneficia al sistema digestivo, sino que también contribuye al bienestar general, proporcionando nutrientes esenciales para el funcionamiento óptimo del cuerpo.

Consejos para seguir la dieta para personas con brotes de Crohn o síndrome de intestino irritable

Si estás considerando seguir esta dieta para controlar los brotes de Crohn o síndrome de intestino irritable, es importante tener en cuenta algunos consejos para hacerlo de la manera más efectiva y segura posible.

En primer lugar, es recomendable consultar a un profesional de la salud, como un médico o un nutricionista, para obtener orientación personalizada. Cada persona puede tener necesidades y tolerancias diferentes, por lo que es importante contar con el asesoramiento adecuado para adaptar la dieta a las necesidades individuales.

Además, es importante llevar un registro de los alimentos consumidos y los síntomas experimentados, para identificar posibles desencadenantes y ajustar la dieta en consecuencia. Mantener un diario alimenticio puede ser útil para identificar patrones y tomar decisiones informadas sobre qué alimentos incluir o evitar.

También es importante prestar atención a las señales del cuerpo y ajustar la dieta según sea necesario. Si experimentas síntomas nuevos o empeoramiento de los síntomas actuales, es importante consultar a un profesional de la salud para determinar si es necesario realizar cambios en la alimentación.

Por último, es importante recordar que la dieta es solo una parte del tratamiento para estas enfermedades y que es importante seguir las indicaciones médicas y seguir un enfoque integral para el manejo de los brotes de Crohn o síndrome de intestino irritable, que puede incluir medicamentos, terapias y cambios en el estilo de vida.

Conclusión

La dieta para personas con brotes de Crohn o síndrome de intestino irritable puede jugar un papel significativo en el manejo de los síntomas y la promoción de la salud digestiva. Al evitar alimentos desencadenantes, consumir alimentos antiinflamatorios y promover la salud intestinal, es posible reducir la inflamación y minimizar los síntomas molestos asociados a estas enfermedades.

Si estás considerando seguir esta dieta, es importante consultar a un profesional de la salud para obtener orientación personalizada y asegurarte de que estás siguiendo un enfoque seguro y efectivo. Con el apoyo adecuado y una alimentación consciente, es posible mejorar la calidad de vida y sentirse mejor a pesar de los desafíos que presentan el Crohn y el síndrome de intestino irritable.

Bibliografía

1. Rubio-López N, Serrano G, Pintor L, Rodero C, Barroso E. Dieta baja en FODMAPs, ¿una nueva estrategia terapéutica en el síndrome del intestino irritable? Farmacia Hospitalaria. 2016;40(10):481-496.
2. Castellanos M, Bujanda L, Sarriugarte A, Cabre E, Hervás D, Treserra JJ, et al. Nutrición en la enfermedad inflamatoria intestinal. Recomendaciones del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa. Medicina Clínica. 2013;140(2):83.e1-83.e27.
3. Kiebles JL, Doerfler B, Keefer L. Preliminary evidence supporting a framework of psychological adjustment to inflammatory bowel disease. Inflammatory Bowel Diseases. 2013;19(12):2555-2561.
4. Parrish CR, Pathmakanthan S, High K, Naik S, Ramirez FC. Crohn’s Disease and Ulcerative Colitis: A Review for the Primary Physician. American Journal of the Medical Sciences. 2016;352(5):505-515.
5. Frandes M, Dulf D, Timar B. Nutritional intervention in patients with ulcerative colitis-a review of the literature. Clinical Nutrition & Research. 2017;6(4):233-249.
6. Gibson PR, Shepherd SJ. Personal view: food for thought—western lifestyle and susceptibility to Crohn’s disease. The FODMAP hypothesis. Alimentary Pharmacology & Therapeutics. 2005;21(12):1399-1409.
7. Wolf BW, Wheeler KB, Ataya DG, Garleb KA. Safety and tolerance of slowly absorbed carbohydrate-based fat replacers in patients with Crohn’s disease. The American Journal of Clinical Nutrition. 1993;58(6):730-736.
8. Scrimgeour AG, Condell S, Garside P, Bishop JL, Desbois AP, Mackie AR. Inflammatory bowel disease and irritable bowel syndrome: a carrier study for a clinical interface. Frontiers in Immunology. 2020;11:2080.
9. Serrano G, Laurichesse CF, Guillén C, Hernández A, Garcia G. Effectiveness of the low FODMAP diet for treating irritable bowel syndrome: the evidence. Nutrición Hospitalaria. 2020;38(1):22-34.
10. Halmos EP, Power VA, Shepherd SJ, Gibson PR, Muir JG. A diet low in FODMAPs reduces symptoms in patients with irritable bowel syndrome and a probiotic restores Bifidobacterium species: a randomized controlled trial. Gastroenterology. 2013;145(2):320-328.e3.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar