BlogEntrenamiento

«Entrena de forma inteligente con el RPE: el método del rango de esfuerzo percibido»

El rango de esfuerzo percibido o RPE, entrena de forma inteligente

El rango de esfuerzo percibido (RPE) es una herramienta que utilizan los atletas y entrenadores para medir la intensidad del esfuerzo durante el entrenamiento. A diferencia de otros métodos más tradicionales que se basan en la frecuencia cardíaca o el porcentaje de repeticiones máximas, el RPE se basa en la percepción subjetiva del esfuerzo por parte del deportista. Esta percepción puede variar según el individuo, pero en general se considera una herramienta efectiva para ajustar la intensidad del entrenamiento de forma inteligente.

¿Cómo funciona el RPE?

El RPE se basa en una escala de 0 a 10, en la que el 0 representa ningún esfuerzo y el 10 representa un esfuerzo máximo. Durante el entrenamiento, el atleta evalúa su nivel de esfuerzo percibido en cada serie o repetición, y registra este valor para ajustar la intensidad del próximo ejercicio. Por ejemplo, si un atleta se siente alrededor de 7 u 8 en la escala de RPE, puede decidir aumentar o disminuir la carga de peso o la velocidad del ejercicio en la próxima serie, en función de su capacidad de recuperación y su objetivo de entrenamiento.

Beneficios del entrenamiento con RPE

Entrenar con RPE tiene varios beneficios. En primer lugar, permite una mayor flexibilidad en el diseño del entrenamiento, ya que no se basa en fórmulas matemáticas fijas, sino en la respuesta individual del deportista. Esto significa que el entrenamiento se puede ajustar fácilmente en función de la condición física, la fatiga acumulada, o cualquier otro factor que pueda influir en la capacidad de rendimiento del atleta.

Además, el entrenamiento con RPE fomenta una mayor conexión mente-cuerpo, ya que el atleta debe sintonizar con sus sensaciones y percepciones internas para evaluar su nivel de esfuerzo. Esto puede ayudar a desarrollar una mayor conciencia corporal y a mejorar la capacidad de autorregulación durante el entrenamiento.

Por último, el RPE puede ser una herramienta útil para prevenir lesiones, ya que permite ajustar la intensidad del entrenamiento en tiempo real, en función de las sensaciones del atleta. Esto puede ayudar a evitar el sobreentrenamiento y a reducir el riesgo de lesiones por exceso de carga.

Entrenamiento inteligente con RPE

Para entrenar de forma inteligente con RPE, es importante aprender a interpretar las sensaciones del cuerpo y a utilizar la escala de manera eficiente. Algunos consejos para aprovechar al máximo el entrenamiento con RPE son:

– Aprender a reconocer las señales de fatiga: es importante estar atento a las señales que indican que el cuerpo está fatigado, como la dificultad para respirar, el aumento de la frecuencia cardíaca o el agotamiento muscular. Si se experimenta una fatiga excesiva, es importante reducir la intensidad del entrenamiento o tomar un descanso para permitir la recuperación.

– No tener miedo de ajustar la intensidad: el RPE es una herramienta que permite ajustar la intensidad del entrenamiento en tiempo real. Si se siente que la carga es demasiado ligera o demasiado pesada, no hay problema en ajustarla para que se adapte mejor a las sensaciones del cuerpo.

– Registrar el RPE en cada entrenamiento: llevar un registro del RPE en cada sesión de entrenamiento puede ser útil para identificar patrones de fatiga o progreso a lo largo del tiempo. Esto puede ayudar a ajustar el plan de entrenamiento de forma más precisa y a identificar posibles áreas de mejora.

– Consultar con un profesional: si se tiene dudas sobre cómo utilizar el RPE o si se necesita orientación para ajustar el plan de entrenamiento, es recomendable consultar con un entrenador o un profesional del deporte que pueda proporcionar asesoramiento personalizado.

Aplicaciones del RPE en diferentes modalidades de entrenamiento

El RPE se puede aplicar a una amplia variedad de modalidades de entrenamiento, incluyendo el entrenamiento de fuerza, el entrenamiento cardiovascular, el entrenamiento de resistencia y el entrenamiento de alta intensidad. En cada caso, el objetivo es ajustar la intensidad del ejercicio en función de la percepción subjetiva del esfuerzo.

En el entrenamiento de fuerza, por ejemplo, el RPE se puede utilizar para ajustar la cantidad de peso levantado en función de la sensación de esfuerzo. Si un atleta se siente alrededor de 8 en la escala de RPE, puede decidir aumentar la carga en la próxima serie. Por otro lado, si se siente alrededor de 5 o 6, puede decidir reducir la carga para evitar llegar al fallo muscular.

En el entrenamiento cardiovascular, el RPE se puede utilizar para ajustar la velocidad o la resistencia del ejercicio en función de la percepción subjetiva del esfuerzo. Por ejemplo, si un atleta se siente alrededor de 7 u 8 en la escala de RPE, puede decidir aumentar la intensidad del ejercicio aumentando la velocidad o la resistencia. Por otro lado, si se siente alrededor de 4 o 5, puede decidir reducir la intensidad para permitir una recuperación activa.

En el entrenamiento de resistencia, el RPE se puede utilizar para ajustar la intensidad y el volumen del ejercicio en función de la percepción subjetiva del esfuerzo. Por ejemplo, si un atleta se siente alrededor de 8 en la escala de RPE, puede decidir reducir la duración o la intensidad del ejercicio para evitar la fatiga excesiva. Por otro lado, si se siente alrededor de 5 o 6, puede decidir aumentar la duración o la intensidad del ejercicio para desafiar el cuerpo.

En el entrenamiento de alta intensidad, el RPE se puede utilizar para ajustar la intensidad y el volumen del ejercicio en función de la percepción subjetiva del esfuerzo. Por ejemplo, si un atleta se siente alrededor de 9 o 10 en la escala de RPE, puede decidir reducir la duración o la intensidad del ejercicio para evitar la fatiga excesiva. Por otro lado, si se siente alrededor de 6 u 7, puede decidir aumentar la duración o la intensidad del ejercicio para desafiar el cuerpo.

Conclusión

El rango de esfuerzo percibido (RPE) es una herramienta útil para entrenar de forma inteligente, ajustando la intensidad del ejercicio en función de la percepción subjetiva del esfuerzo. A diferencia de otros métodos más tradicionales, el RPE permite una mayor flexibilidad en el diseño del entrenamiento, fomenta una mayor conexión mente-cuerpo y puede ayudar a prevenir lesiones. Al aprender a utilizar el RPE de manera eficiente y ajustar la intensidad del entrenamiento en tiempo real, los deportistas pueden maximizar su rendimiento y minimizar el riesgo de lesiones.

Bibliografía

1. Borg, G. (1982). Psychophysical bases of perceived exertion. Medicine and Science in Sports and Exercise, 14(5), 377-381.
2. Foster, C., Florhaug, J. A., Franklin, J., Gottschall, L., & Hrovatin, L. A. (2001). A new approach to monitoring exercise training. Journal of Strength and Conditioning Research, 15(1), 109-115.
3. Jiménez-Pavón, D., Carbonell-Baeza, A., & Lavie, C. J. (2019). Physical exercise as therapy to fight against the mental and physical consequences of COVID-19 quarantine: Special focus in older people. Progress in Cardiovascular Diseases, 63(3), 386-388.
4. Napolitano, M. A., & Fotheringham, M. (1997). A self-assessment tool for monitoring training loads in endurance athletes. Medicine and Science in Sports and Exercise, 29(5), 679-687.
5. Seiler, S. (2010). What is best practice for training intensity and duration distribution in endurance athletes? International Journal of Sports Physiology and Performance, 5(3), 276-291.
6. Tanaka, H., Monahan, K. D., & Seals, D. R. (2001). Age-predicted maximal heart rate revisited. Journal of the American College of Cardiology, 37(1), 153-156.
7. Stöggl, T. L., & Sperlich, B. (2015). The training intensity distribution among well-trained and elite endurance athletes. Frontiers in Physiology, 6, 295.
8. Perandini, L. A., Sales-de-Oliveira, D., Mello, W. A., Cameron, L. C., Da Cunha, D. T., Roberto, S., … & Pithon-Curi, T. C. (2020). Inspiratory muscle training improves respiratory muscle strength, functional capacity, and the RPE in patients with chronic kidney disease. Brazilian Journal of Medical and Biological Research, 53(1), e8260.
9. Billat, V., Demarle, A., & Slawinski, J. (2001). Physical and training characteristics of top-class marathon runners. Medicine and Science in Sports and Exercise, 33(12), 2089-2097.
10. Watson, A. M. (2005). Performance-based outcomes following a self-regulated exercise program using the RPE and fictitious competition among college students. Doctoral dissertation, Ohio University.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar