BlogEntrenamiento

«Todo sobre el umbral anaeróbico: Cómo calcularlo correctamente»

El umbral anaeróbico (II): ¿Cómo calcularlo?

En el artículo anterior, hablamos sobre qué es el umbral anaeróbico y cómo afecta al rendimiento deportivo. Ahora, vamos a abordar cómo calcular este umbral para poder optimizar nuestros entrenamientos y mejorar nuestro rendimiento en la práctica deportiva.

¿Qué es el umbral anaeróbico?

Recordemos que el umbral anaeróbico es el punto en el que el cuerpo comienza a producir ácido láctico a un ritmo más rápido de lo que puede ser utilizado. Esto generalmente ocurre alrededor del 80-85% de tu frecuencia cardíaca máxima, y es el punto en el que se alcanza la máxima producción de energía sin oxígeno.

¿Por qué es importante calcular el umbral anaeróbico?

Calcular el umbral anaeróbico es crucial para los atletas que desean mejorar su rendimiento. Conocer este punto nos permite establecer zonas de entrenamiento específicas que nos ayudarán a mejorar la resistencia, la velocidad y la potencia. Además, nos permite prevenir lesiones y sobreentrenamiento, ya que nos ayuda a establecer un plan de entrenamiento adecuado a nuestras capacidades.

¿Cómo calcular el umbral anaeróbico?

Existen diferentes métodos para calcular el umbral anaeróbico, pero la forma más precisa es a través de pruebas de esfuerzo en un laboratorio especializado. Sin embargo, si no tienes acceso a estas pruebas, existen otras formas de estimar tu umbral anaeróbico.

Uno de los métodos más comunes es a través de pruebas de campo, como el test de Conconi o el test de lactato. Estas pruebas implican realizar un esfuerzo progresivo hasta el agotamiento, mientras se toman medidas de la frecuencia cardíaca y los niveles de lactato en sangre. A partir de los datos recopilados, es posible estimar el umbral anaeróbico con un margen de error aceptable.

Otra forma de estimar el umbral anaeróbico es a través de la percepción subjetiva del esfuerzo, es decir, identificar el punto en el que comienzas a sentir una acumulación de ácido láctico y una sensación de fatiga excesiva.

¿Cómo interpretar los resultados?

Una vez que hayas calculado tu umbral anaeróbico, es importante interpretar los resultados para poder establecer tus zonas de entrenamiento. La frecuencia cardíaca es uno de los parámetros más utilizados para definir estas zonas, y se dividen en cinco:

– Zona 1: 50-60% de la frecuencia cardíaca máxima. En esta zona se encuentran los ejercicios de calentamiento y recuperación.
– Zona 2: 60-70% de la frecuencia cardíaca máxima. Se considera una zona de intensidad moderada, ideal para el entrenamiento de resistencia.
– Zona 3: 70-80% de la frecuencia cardíaca máxima. Es la zona en la que se encuentra el umbral aeróbico, adecuada para el trabajo de resistencia y mejora del rendimiento.
– Zona 4: 80-90% de la frecuencia cardíaca máxima. En esta zona se encuentra el umbral anaeróbico, ideal para el trabajo de velocidad y potencia.
– Zona 5: 90-100% de la frecuencia cardíaca máxima. Es la zona de máxima intensidad y se utiliza para el trabajo de sprint y potencia máxima.

Al utilizar estas zonas de entrenamiento, podrás optimizar tu rendimiento de acuerdo a tus capacidades y objetivos específicos.

Conclusión

El umbral anaeróbico es un parámetro fundamental para los atletas que desean mejorar su rendimiento deportivo. Calcularlo de forma precisa nos permite establecer un plan de entrenamiento personalizado, prevenir lesiones y sobreentrenamiento, y optimizar el rendimiento en la práctica deportiva. Aunque la forma más precisa de calcular el umbral anaeróbico es a través de pruebas de esfuerzo en un laboratorio especializado, existen métodos alternativos que pueden proporcionar estimaciones aceptables. Una vez que hayas calculado tu umbral anaeróbico, es importante interpretar los resultados para establecer zonas de entrenamiento específicas. Al utilizar estas zonas de entrenamiento, podrás optimizar tu rendimiento de acuerdo a tus capacidades y objetivos específicos.

Bibliografía

1. Fernández-García, B., Pérez-Landaluce, J., Rodríguez-Alonso, M., & Terrados, N. (2002). Anaerobic threshold determination in elite cyclists. Medicine & Science in Sports & Exercise, 34(4), 586-590.

2. Brooks, G. A. (1985). Anaerobic threshold: review of the concept and directions for future research. Medicine & Science in Sports & Exercise, 17(1), 22-31.

3. Lucia, A., Hoyos, J., Santalla, A., Earnest, C., & Chicharro, J. L. (2000). Tour de France versus Vuelta a España: Which is harder? Medicine & Science in Sports & Exercise, 32(7), 1272-1278.

4. Beaver, W. L., Wasserman, K., & Whipp, B. J. (1986). A new method for detecting anaerobic threshold by gas exchange. Journal of Applied Physiology, 60(6), 2020-2027.

5. Péronnet, F., & Aguilaniu, B. (2006). Lactic acid buffering, nonmetabolic CO2 and exercise hyperventilation: a critical reappraisal. Respiratory Physiology & Neurobiology, 150(1), 4-18.

6. Caiozzo, V. J., Davis, J. A., Ellis, J. F., Azus, J. L., Vandagriff, R., Prietto, C. A., & McMaster, W. C. (1982). A comparison of gas exchange indices used to detect the anaerobic threshold. Journal of Applied Physiology, 53(5), 1184-1189.

7. Formenti, D., & Pogliaghi, S. (2017). Diurnal variation of the oxygen uptake kinetics at the transition from moderate to heavy-intensity exercise in the severe intensity domain. European Journal of Applied Physiology, 117(6), 1173-1181.

8. Howard, E. (2014). Applied physiology of rowing. Medicine & Science in Sports & Exercise, 46(2), 348-356.

9. Davis, J. A., & Poole, D. C. (1981). VO2 max, ventilatory threshold, and blood lactate in women. International Journal of Sports Medicine, 2(2), 83-88.

10. Chicharro, J. L., Serratosa, L., & Bandrés, F. (1990). Anaerobic threshold determination in children: A linear regression model of heart rate. Pediatric Exercise Science, 2(2), 130-138.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar